Ir al contenido principal

Confusas ideas




He intentado describir, sin mucha fortuna, mis confusas ideas acerca del significado de la palabra arquitectura en un artículo que acaba de publicar arkinetia: Arquitectura, la palabra y el hecho. Creo que es la primera vez que incluyo en un texto tantas ideas encontradas. Di vueltas a los párrafos varias veces, eliminé varios, redacté otros nuevos, volví a reordenarlos y todo seguía igualmente confuso. Acabé por dejarlo como quedó dándome por vencida y diciéndome que, al fin de cuentas, es precisamente esa confusión mi definición del término. Luego, resumiendo y adaptando al formato periodístico las definiciones dadas por grandes próceres de todas las épocas, quedé con la sensación que ellos debieron haber sentido algo parecido al dar por concluída la tarea. Si no fue así, lo sería en caso de tener que hacerlo a la luz de la realidad actual. En cualquier caso, creo que hice bien en leer esas definiciones a posteriori, pues a priori me habrían complicado aún más el trabajo.
No suelo comentar aquí los artículos escritos para otros medios, y espero no verme en la necesidad de hacerlo en el futuro; aunque es muy probable que ello suceda el día que intente reeditar éste de arkinetia. Gran ventaja de internet, en relación a las revistas impresas, la de poder actualizar ideas; sólo por eso me atreví a dejar que lo publicasen.

Pintura de Guillermo Miranda de las Heras

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Casa Curutchet, un hotel en la llanura y el Bar Suárez de Congreso.

La Plata -en Argentina- es la máxima expresión del urbanismo cartesiano característico del nuevo mundo. La Plata es conocida como La ciudad de las diagonales. Su planta (hoy rodeada de suburbios) es una trama cuadrada, cruzada por muchas avenidas en diagonal y perforada por plazas y jardines dispuestos matemáticamente. En uno de los lados del cuadrado, el principal de ellos, los platenses ostentan la única obra de Le Corbusier en América Latina. Llegamos a la Casa Curutchet con la única esperanza de verla desde fuera, pero la encontramos abierta de par en par y desierta. Andrew Brown (mi amigo y huésped en La Plata, neurocirujano de los que aparecen en tapas de revistas y viven en todas partes además de Nueva York) había decidido acompañarme argumentando que Curutchet, también cirujano, capaz de contratar de buenas a primeras al mejor arquitecto del mundo sin salir de Argentina, algo tendría en común con él, modestia aparte, que aunque nunca había conversado con un arquitecto hast

Arquitectura en la escuela

Siempre he echado en falta que en las escuelas primarias se enseñara a los niños algunas pautas básicas de apreciación de la arquitectura. No creo que sea posible hacerlo mejor que con otras artes, pero eso es una falencia natural del siempre obsoleto sistema masivo de educación. Sin embargo, podría sembrar la noción de que la arquitectura persigue objetivos más ambiciosos y más sublimes que construir. Mi último artículo en arkinetia