Ir al contenido principal

El color



El color es la principal asignatura pendiente en el diseño actual. En la herencia del movimiento moderno, divulgado en blanco y negro desde sus orígenes y retroalimentado a través del filtro de la imagen monocromática, ésta es una de las pocas secuelas perjudiciales. Los diseñadores que en los 70 cargaron sus paletas con el arco iris de la Kodak Fiesta y la nueva TV sucumben al peso de la mediocridad del mercantilismo (también conocido como el "lo-quiero-para-ayer"). El esplendor de los Beatles no fue suficiente a pesar de haber logrado, entre tantas otras proezas, que su imagen resultara indemne al tránsito desde With The Beatles hacia Sgt. Pepper's, puesto que ellos mismos, sus propios y geniales diseñadores, piezas fundamentales del éxito, hicieron marcha atrás al año siguiente. Hoy, en los Colegios de Arquitectos se matriculan los tímidos alumnos de enormes artistas del purismo (no seré yo quien discuta a Siza; no se me ocurriría), que ante el papel en blanco o la pantalla en negro no parecen capaces de imaginar colores que no sean los de la vegetación en un día lluvioso. Conozco personalmente sólo dos o tres arquitectos que piensan en colores, y les pesa frente a todos los jurados (¿conoces el color ayuntamiento? Es igual al color diputación): cuando ganan un concurso es a pesar de los colores y sólo porque son genios. Pero no somos sólo los arquitectos las víctimas, el complejo nos alcanza a todos, todos aún nos vestimos con el cuello inglés almidonado que nos cubre el pubis por debajo del Sahara.

El mueble es de Leif. design park vía La faz de lo innumerable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confusas ideas

He intentado describir, sin mucha fortuna, mis confusas ideas acerca del significado de la palabra arquitectura en un artículo que acaba de publicar arkinetia: Arquitectura, la palabra y el hecho . Creo que es la primera vez que incluyo en un texto tantas ideas encontradas. Di vueltas a los párrafos varias veces, eliminé varios, redacté otros nuevos, volví a reordenarlos y todo seguía igualmente confuso. Acabé por dejarlo como quedó dándome por vencida y diciéndome que, al fin de cuentas, es precisamente esa confusión mi definición del término. Luego, resumiendo y adaptando al formato periodístico las definiciones dadas por grandes próceres de todas las épocas, quedé con la sensación que ellos debieron haber sentido algo parecido al dar por concluída la tarea. Si no fue así, lo sería en caso de tener que hacerlo a la luz de la realidad actual. En cualquier caso, creo que hice bien en leer esas definiciones a posteriori, pues a priori me habrían complicado aún más el trabajo. No suelo c

La Casa Curutchet, un hotel en la llanura y el Bar Suárez de Congreso.

La Plata -en Argentina- es la máxima expresión del urbanismo cartesiano característico del nuevo mundo. La Plata es conocida como La ciudad de las diagonales. Su planta (hoy rodeada de suburbios) es una trama cuadrada, cruzada por muchas avenidas en diagonal y perforada por plazas y jardines dispuestos matemáticamente. En uno de los lados del cuadrado, el principal de ellos, los platenses ostentan la única obra de Le Corbusier en América Latina. Llegamos a la Casa Curutchet con la única esperanza de verla desde fuera, pero la encontramos abierta de par en par y desierta. Andrew Brown (mi amigo y huésped en La Plata, neurocirujano de los que aparecen en tapas de revistas y viven en todas partes además de Nueva York) había decidido acompañarme argumentando que Curutchet, también cirujano, capaz de contratar de buenas a primeras al mejor arquitecto del mundo sin salir de Argentina, algo tendría en común con él, modestia aparte, que aunque nunca había conversado con un arquitecto hast

Arquitectura en la escuela

Siempre he echado en falta que en las escuelas primarias se enseñara a los niños algunas pautas básicas de apreciación de la arquitectura. No creo que sea posible hacerlo mejor que con otras artes, pero eso es una falencia natural del siempre obsoleto sistema masivo de educación. Sin embargo, podría sembrar la noción de que la arquitectura persigue objetivos más ambiciosos y más sublimes que construir. Mi último artículo en arkinetia