Pinto la vida como me gustaría que fuese.
Norman Rockwell

Beethoven y la arquitectura


Que Le Corbusier haya fracasado en las academias significa que ser un buen arquitecto empieza por hacer mal la arquitectura. Piglia, en Respiración artificial, argumenta que Roberto Arlt escribía mal, afortunadamente. La sordera de Beethoven abrió paso a la música de los silencios, la que sólo existe entre nota y nota, la música que falta, la que uno imagina, la que uno espera, no la que se oye. No hagas bien la arquitectura, hazla como tiene que ser.