Pinto la vida como me gustaría que fuese.
Norman Rockwell

Tricia y el inglés

A raiz de un artículo que escribí para arkinetia en el que mencionaba mi afición por el inglés, tuve oportunidad de retomar mis clases, que tanto me sirvieron y que abandoné porque mi profesor no podía seguirme por el mundo. Había intentado en alguna oportunidad con otros, que sabían siempre menos de lo que ellos creían (en franca oposición a Sócrates) y cobraban sospechosamente poco. También intenté aprender por mi cuenta, con resultados parcialmente favorables y adquiriendo vicios en forma voraz. Entonces apareció Tricia, a la que intentaré conservar porque me consta que no hay nada más bello que lo que nunca he tenido pero nada más amado que lo que perdí.

Tricia tiene un blog críptico para cualquier aficionado como yo, pero si tú enseñas inglés (y quieres hacerlo bien) creo que me agradecerás el contacto:
tricia-guinevere.blogspot.com